Skip to main content

“El PNV se agarra a la recurrente invasión competencial para no apoyar la Ley del derecho a la vivienda en el Congreso: Tampoco apoyó la Ley vasca de Vivienda”

Pilar Garrido celebra que hayan decaído en el Congreso las enmiendas a la totalidad a la Ley de Vivienda, ya que por primera vez el acceso y disfrute de una vivienda digna va a ser considerado un derecho para todos y todas / Muestra “mano tendida” a los grupos para “trabajar duro” los próximos meses con el fin de lograr que exista una legislación que permita a la ciudadanía ejercer el derecho a la vivienda


El Congreso ha rechazado hoy devolver el proyecto de Ley de Vivienda al Gobierno al no prosperar en el pleno las cinco enmiendas a la totalidad presentadas por PNV, PP, Ciudadanos, JxCat y PdeCAT. “Este proyecto de ley es una esperanza porque considera por primera vez la vivienda como un bien esencial, como un bien de primera necesidad, como un derecho”, ha destacado la coordinadora general de Podemos Ahal Dugu y diputada de Unidas Podemos, Pilar Garrido.

La portavoz de Vivienda de Unidas Podemos en la Cámara Baja ha intervenido en el pleno en el debate de las enmiendas a la totalidad, donde ha acusado a la derecha de alinearse con los procesos mercantilizadores y especulativos que impiden a las mayorías sociales acceder a una vivienda digna.

Garrido ha denunciado que el PNV se agarra a la siempre muy recurrente invasión competencial de las derechas nacionalistas para no apoyar la Ley del derecho a la vivienda en el Congreso. En este sentido, ha realizado un recorrido histórico para constatar que “la única política de vivienda que ha existido hasta bien entrado el siglo XXI es la que ha hecho el Estado en los planes estatales de vivienda y su financiación, mientras las comunidades aprobaban algunas medidas muy similares y aportaban un poco de dinero”.

“Durante más de 30 años gobernaban las derechas en Cataluña y en Euskadi y parece que no les molestaban tanto estas medidas que tomaba el Estado. La razón es porque coincidían en el fondo, es decir, porque no eran políticas de vivienda para materializar el derecho a la vivienda, sino que eran políticas económicas al servicio de los intereses de algunas oligarquías, del mercado inmobiliario financiero”, ha aseverado.

En su intervención, ha recordado que la primera Ley de Vivienda se aprobó en Cataluña en 2007 y no por un Gobierno de derechas. Y lo mismo -ha enfatizado- “sucedió en Euskadi, donde se presentó paralelamente a este proyecto de ley en Cataluña un proyecto que es vetado por el PNV en el Consejo de Gobierno, y no es hasta 2015 cuando se saca adelante un proyecto de ley de derecho a la vivienda, y que tampoco es avalado por el PNV”.

Garrido ha advertido de que, o bien se apuesta por poner la alfombra roja a los fondos buitre, permitiendo la especulación con un bien de primera necesidad, o bien se apuestan por las normas que protegen el interés
general y a la ciudadanía desde el derecho a la vivienda. Por ello, ha censurado que las formaciones que han presentado enmiendas al proyecto de Ley de Vivienda “se empeñan en mantener el status quo existente, donde las oligarquías inmobiliario-financieras deciden dónde podemos vivir, en qué condiciones y cuándo nos toca independizarnos”.

“No quieren que el acceso y el disfrute de una vivienda digna sea un derecho para todos y todas”, ha denunciado Garrido, quien, con su intervención en el pleno, se ha posicionado “frente a aquellos que son muy amigos de los pelotazos urbanísticos, de las tramas urbanísticas y de las redes clientelares”.

Frente a quienes no están dispuestos a secundar “las obligaciones reflejadas en los tratados internacionales sobre el derecho a la vivienda firmados por el Estado español”, la diputada ha resaltado que la Ley de Vivienda “garantiza la asequibilidad en el acceso a la vivienda con el control de los precios abusivos de alquiler, garantiza seguridad en el disfrute de la vivienda con alquileres estables, prohíbe los desahucios de las familias vulnerables sin alternativa habitacional e incrementa el parque público de alquiler, entre otras medidas.

Ahora, de cara a la tramitación de la ley en el Congreso, Garrido ha ofrecido una “mano tendida” a los grupos para “trabajar duro” durante los próximos meses con el fin de lograr que exista una legislación que permita a la ciudadanía ejercer el derecho a la vivienda. “Hagamos un esfuerzo y trabajemos duro para lograr que esta ley sea una ley vigente y pueda resolver los problemas del derecho a la vivienda”, ha concluido.

 PODEMOS Ahal Dugu

10 Marzo 2022

Articulos relacionados

Recibe nuestros newsletters

Invalid Input
Invalid Input