Skip to main content

“¿De qué sirve incrementar el presupuesto si no permite reducir las brechas de desigualdad entre barrios?”

Elkarrekin Bilbao ha presentado una enmienda a la totalidad, 179 parciales y ha transaccionado algunas de ellas por una cuantía de 360.000 euros

Elkarrekin Bilbao ha mostrado su rechazo al proyecto de presupuestos en el pleno extraordinario que hoy ha tenido lugar en el Ayuntamiento de la villa. El grupo municipal ha presentado una enmienda a la totalidad y 179 enmiendas parciales valoradas en 36 millones de euros. Su portavoz, Ana Viñals, se lo ha hecho ver así al alcalde: “Nos faltan motivos para poder creer en su proyecto presupuestario y nos sobran razones para solicitar su devolución”.

“Nuestro objetivo no es la deuda cero. Nuestro objetivo es caminar para que en Bilbao, paso a paso, pueda construirse un sistema público y municipal de cuidados reconocible y reconocido”, ha señalado Viñals. Es por eso que, pese a rechazar el proyecto presupuestario, Elkarrekin ha transaccionado algunas enmiendas con el equipo de gobierno. “A nosotras no nos cuesta reconocer que, aunque consideremos que lo mejor sería rehacer completamente los presupuestos, también hay programas y proyectos que sí son pertinentes”, ha explicado la portavoz de la coalición.

De ese modo, Elkarrekin ha logrado aumentar las partidas referentes al refuerzo de comedores sociales (50.000 euros), la ampliación del número de plazas para las colonias urbanas (140.000 euros), reforzar las infraestructuras de los centros de mayores 50.000 euros), aumentar las ayudas para las víctimas de violencia de género (20.000 euros), reforzar el apoyo a la educación (30.000 euros) y la natación escolar (20.000 euros), cuidar mejor la salud mental(20.000 euros) y apoyar las políticas de vivienda con medidas innovadoras como el “cohousing” (20.000 euros).

Conservadores y continuistas

La portavoz del grupo municipal ha tildado el proyecto de continuista y ha declarado que “de nada sirve quedarse en un análisis superficial, cuantitativo y economicista. “¿De qué sirve que en el 2016 el presupuesto fuera de 509 millones y para el próximo año sea de 701 millones si ese incremento no ha permitido reducir eficazmente las brechas de desigualdad entre nuestros barrios? ¿De qué sirve ese incremento si la pobreza extrema persiste? ¿De qué sirve ese incremento presupuestario si la exclusión social se cronifica dañando la convivencia social y aumentando la inseguridad ciudadana? ¿De qué sirve ese incremento total de 192 millones en nueve años si seguimos sin lograr reducir a nivel municipal la desigualdad y la violencia contra las mujeres y las niñas de nuestra ciudad? ¿De qué sirven las cuentas municipales si seguimos sin poder bajar la barrera indigna de 20.000 personas sin un empleo en Bilbao? ¿De qué sirve decir que tenemos unos presupuestos históricos para el año 2024 si seguimos sin adoptar medidas históricas para proteger a nuestra juventud o para impulsar nuestra sostenibilidad ambiental?”, ha cuestionado Viñals.

Aunque los presupuestos serán aprobados de manera definitiva en el mes de diciembre gracias a la mayoría absoluta de PNV-PSE, la portavoz de Elkarrekin desea que “sea el último de unos presupuestos conservadores y continuistas, y que a la décima sea la vencida” para que Bilbao cuente “con unos presupuestos municipales mucho más atrevidos y audaces en términos de protección social y cuidado ambiental”. Y ha advertido que, “mientras tanto, el tiempo pasa y la desesperación social crece”. “Sin ser una amenaza, debería servirnos para reaccionar dando un giro profundo a las estrategias sociales y ambientales de este Ayuntamiento”, ha señalado. “Todavía están ustedes a tiempo de hacerlo”, ha concluido dirigiéndose al equipo de gobierno.

 PODEMOS Ahal Dugu

Recibe nuestros newsletters

Invalid Input
Invalid Input