Skip to main content

Manifiesto Aberri Eguna 2024

Hoy celebramos el Aberri Eguna junto a la ciudadanía vasca sabiendo que Euskadi no hay que celebrarla un día, sino defenderla todos los días. Así lo hacen nuestros profesionales de Osakidetza, las profesoras de la Escuela Pública, las trabajadoras del sector de los cuidados o los obreros del metal. En general, toda la ciudadanía trabajadora de nuestro país, que con su esfuerzo logran mayor bienestar para Euskadi y derechos para toda la ciudadanía.

Reivindicar Euskadi es, sobre todo, reivindicar la existencia de una comunidad diversa y la garantía de sus derechos. Sin las huelgas por lo común, por lo público, por las instituciones vascas, hoy no tendríamos acceso al conjunto de derechos de los que disfrutamos. Reivindicar una Euskadi igual en derechos para todos sus ciudadanos es poner el bienestar de su gente por encima de su origen o su identidad nacional. Para nosotras Euskadi es una Osakidetza de calidad, una Escuela Pública Vasca fuerte, viviendas dignas y baratas, unos sindicatos que hacen avanzar los derechos laborales del conjunto, o una fiscalidad redistributiva y justa. Es así como entendemos nuestro país, de forma diversa e igualitaria. Un país justo se construye a través de condiciones de vida digna para todas. 

Ha sido gracias a las luchas de la sociedad civil organizada por lo que hoy tenemos derechos. Sin las huelgas de la Margen Izquierda en el siglo XIX, sin las movilizaciones del Euskalduna, los movimientos sociales surgidos del tejido asociativo o las movilizaciones feministas en los últimos años Euskadi sería un país peor. Fue gracias a esto por lo que hoy disfrutamos de más derechos, de más bienestar. Con su participación política, es la gente la que convierte la soberanía en derechos.

La soberanía pertenece a todas las ciudadanas que viven en Euskadi. Hoy la soberanía, nuestra capacidad de autogobierno, está amenazado por quienes tratan de convertir nuestro derecho a la sanidad o a la vivienda en mercancía. La situación de Osakidetza o la dificultad para acceder a la vivienda están relacionadas con el poder que se le ha otorgado al mercado para hacer de ellas un objeto de negocio. Euskadi necesita ser un país capaz de ofrecer servicios que igualen las vidas de sus ciudadanos, necesita de instituciones democráticas y servicios públicos fuertes que den seguridad. Quienes hacen negocio con nuestras necesidades: esos son quienes invaden nuestras competencias. No hay autogobierno si las políticas de vivienda las decide BlackStone o si nuestros servicios sanitarios dependen de multinacionales de la salud.

La Euskadi que imaginamos es una en la que la igualdad es el principio sobre el que se articula nuestra arquitectura institucional; es una en que aquellos servicios necesarios para vivir dignamente los proveen las administraciones públicas y democráticas. La soberanía que reclamamos es aquella que, seas quien seas, te asegura educación, sanidad, vivienda, trabajo digno, derecho al cuidado. Y esto, una Euskadi de derechos ampliados, solo es posible con un gobierno de izquierdas.

 PODEMOS Ahal Dugu

31 Marzo 2024

Articulos relacionados

Recibe nuestros newsletters

Invalid Input
Invalid Input