El PNV y el Gobierno vasco deben hacer autocrítica de su vergonzosa actitud ante el mayor caso de corrupción en Euskadi

Es necesario airear las instituciones y acabar con las prácticas de las puertas giratorias porque lo ocurrido en torno al ‘caso De Miguel’ evidencia que en Euskadi sigue habiendo espacios institucionales para la práctica del amiguismo y la colocación a dedo

Podemos Euskadi asegura que el PNV y el Gobierno vasco deben hacer mucha autocrítica de la vergonzosa actitud que han mantenido ante el mayor caso de corrupción juzgado en Euskadi, que ha culminado ahora con la confirmación del Tribunal Supremo de las principales penas impuestas por esta trama delictiva, y que implica a exdirigentes del PNV de Álava y cargos públicos de esta formación.

La condena es firme y el que era el cabecilla de la trama de corrupción, el entonces número 2 del PNV en Álava, Alfredo De Miguel, ha sido condenado a 12 años de prisión por los delitos cometidos por la existencia de una trama de corrupción cuya investigación se inició en 2009. Si el proceso judicial se ha dilatado en exceso ha sido por las trabas y obstáculos que pusieron el PNV y el Gobierno vasco durante la larguísima fase de instrucción del caso.

Del mismo modo, lo ocurrido demuestra que en Euskadi sigue habiendo espacios institucionales para la práctica del amiguismo y la colocación a dedo, ya que el PNV y el Gobierno vasco han situado y mantenido a un condenado por corrupción en un puesto de representación de una entidad pública. En este país, cuando se tiene un carné del PNV las cosas son más fáciles.

La ciudadanía espera de sus representantes políticos y de sus instituciones medidas para hacer frente al clientelismo y la corrupción. En este sentido, la evidente falta de iniciativa ante este tipo de prácticas va en contra de los principios básicos de la democracia y lastra la igualdad de oportunidades. Todo lo sucedido en torno al mayor caso de corrupción juzgado en Euskadi evidencia el clientelismo que promueve el PNV, hasta el punto de mantener a un corrupto en las instituciones en un puesto público.

Podemos Euskadi ha venido presentando en los últimos años iniciativas institucionales para acabar con el clientelismo y la corrupción y lo vamos a seguir haciendo para tratar de acabar con estas prácticas vengan de donde vengan. Es necesario acabar con el lastre que supone para la ciudadanía vasca el clientelismo que tan solo beneficia a unos pocos privilegiados que reciben además el respaldo del poder.

Nuestro país necesita eliminar las prácticas de puertas giratorias. Toca transparencia y airear las instituciones. Es lo que exige la ciudadanía.

 PODEMOS Ahal Dugu

Recibe nuestros newsletters

Invalid Input
Invalid Input

SEDES

Sede de Bilbao
Calle Nervión 3, 5º C-D

Sede Donostia
Avenida de Navarra, 34

Sede de Vitoria-Gasteiz
Marques de la Alameda Plaza, 1