Skip to main content

3 de Diciembre, Día Internacional del Euskera: De la obligatoriedad al derecho universal

En este día internacional del euskera debemos reivindicar que ha llegado el momento de reflexionar seriamente sobre la situación actual del euskera y sus retos para el futuro.

El euskera es una base incuestionable de nuestra identidad nacional y así lo hemos defendido siempre desde la sociedad organizada y desde las instituciones públicas, también como ciudadanas y ciudadanos. Lamentablemente, no ha sido un camino fácil y las consecuencias del mundo globalizado son evidentes en la realidad de las lenguas, más aún en una lengua como la nuestra: una lengua con limites pequeños tanto en número de hablantes como en extensión territorial.

Los retos del mundo actual son de sobra conocidos: digitalización, nuevas herramientas de comunicación, inteligencia artificial, velocidad de las nuevas tecnologías, envejecimiento de la sociedad, transición ecológica y movimientos migratorios, entre otros. También sabemos que la promoción del euskera debe ser transversal en el marco de todos estos retos para garantizar los derechos lingüísticos de toda la población y asegurar el desarrollo y la supervivencia de nuestra lengua. Este ha sido el principal objetivo de las políticas lingüísticas que se han desarrollado en los últimos cuarenta años, pero en ese camino hemos perdido el equilibrio en algún punto, ya que hemos hecho un largo camino en el desarrollo de medios e instrumentos para comprobar y garantizar el conocimiento del euskera en las instituciones públicas (perfiles lingüísticos obligatorios, entre otros) y no, sin embargo, en hacer accesible el aprendizaje del euskera a toda la ciudadanía.

Por eso, en este día internacional a favor del euskera, desde Elkarrekin Podemos venimos a reivindicar la gratuidad del aprendizaje del euskera, precisamente porque tenemos que eliminar todas las barreras para aprender euskera, para que el nivel de renta de las y los ciudadanos no sea un obstáculo para aprender nuestra lengua, para que la razón de inscribirse en un euskaltegi sea algo más que la adquisición de un título, y para que los que todavía no saben euskera aprendan a utilizarlo en su vida cotidiana. De hecho, entre las razones que esgrime la población de Euskadi para no aprender euskera predomina la falta de recursos económicos suficientes. Para algunas familias, pagar el curso del euskaltegi es imposible y, además, en muchos casos no pueden inscribirse en los cursos que se ofertan porque les resulta imposible adaptar su situación personal a la oferta.

Es hora de eliminar todas estas limitaciones, adecuar los perfiles lingüísticos a la realidad actual, adecuar la oferta de los euskaltegis a los diversos objetivos (más allá de la superación de exámenes, para quienes quieran entender y utilizar el euskera en un nivel sencillo), pasar del actual sistema de macro-exámenes al sistema de evaluación continua, y pasar de las actuales subvenciones tanto de HABE como de los Ayuntamientos a la gratuidad en la matriculación.

¡Demos el salto, desde la mera obligatoriedad de asegurar el conocimiento del euskera, al derecho universal a aprender y saber euskera!

 PODEMOS Ahal Dugu

Recibe nuestros newsletters

Invalid Input
Invalid Input