Los cinco segundos en que ganó el 'no' a la reforma laboral

Una vez aclarado el error, visto que la reforma no quedaba tumbada y que no volvía a estar en vigor la normativa de Rajoy, con la consiguiente pérdida de derechos adquiridos por los trabajadores, los representantes de PNV, EH Bildu y ERC respiraban aliviados

Una imagen vale más que mil palabras. Más que las miles de palabras que se han vertido en el debate sobre la reforma laboral. Más que todos los argumentos que se han buscado para decir que una norma supone una recuperación de derechos -aunque se considere insuficiente- y, sin embargo, votar en contra. Más que las palabras conciliadoras de EHBildu indicando que la grieta que se provocaba en el bloque de investidura ya se acabaría recomponiendo.

Esa imagen que vale más que mil palabras es la imagen del hemiciclo durante los segundos que duró el error de la presidenta del Congreso al anunciar que la reforma laboral de Yolanda Díaz quedaba derogada. Hubo una explosión de júbilo en las bancadas de Vox y el PP que se ponían en pie y aplaudían entusiasmadas para expresar la alegría por la victoria del no. Los representantes de PNV, EHBildu y ERC, en lugar de celebrar su victoria, recibían la noticia como un jarro de agua fría, con las caras compungidas que captaron perfectamente las cámaras del hemiciclo. Una vez aclarado el error, visto que la reforma no quedaba tumbada y que no volvía a estar en vigor la normativa de Rajoy, con la consiguiente pérdida de derechos adquiridos por los trabajadores, los representantes de esos tres partidos respiraban aliviados. Los trabajadores no les podrían culpar a ellos de haber conseguido con su “no” que perdieran los derechos recuperados. Con la excusa de haberles querido conseguir más derechos, les habrían hecho perder los ya conseguidos.

Esta es una explicación posible al hecho de que una fuerza política se agobie pensando que ha ganado y respire relajada al saber que no lo ha hecho. No soy la única persona a la que le da la sensación de que ayer no sólo se votaba la convalidación de un decreto-ley, no sólo se debatía sobre unos artículos. Frente al “no” de VOX y PP, el de PNV, ERC y EHBildu no se basaba en el desacuerdo con el texto, sino en la idea de que la correlación de fuerzas existente permitía avanzar más en la recuperación de derechos, en el caso de EHBildu y ERC y a la necesidad de una cláusula de salvaguardia en el del PNV; y todo eso, a pesar de que la fuerza principal del bloque de investidura, el PSOE, había dejado más que claro que no apoyaría en caso de alterarse una sola coma del texto acordado en la concertación social entre representantes de empresarios y trabajadores (la CEOE incluso amenazaba con no volver a sentarse en una mesa).

Los tres partidos del bloque que votaron “no” dejaron claro que no estaban en contra de ninguno de los contenidos del decreto-ley, pero que los consideraban insuficientes; y este es el “quid” de la cuestión: si uno reconoce que no tiene nada en contra de los contenidos de una norma, si reconoce explícitamente que la norma conlleva la recuperación de derechos perdidos; aunque crea que esa recuperación de derechos podía haber sido mayor…. ¿No existe ninguna otra opción de voto que permita expresar esa postura sin necesidad de unirse a PP y Vox y generar la grieta en el bloque de investidura que ellos mismos reconocen, y sobre todo, sin necesidad de poner en riesgo los derechos ya recuperados por los trabajadores? Si uno cree que los trabajadores no han recuperado suficiente derechos ¿pone en riesgo los recuperados votando “no”?

Según escribo este artículo, leo en Twitter el siguiente comentario: “En ese momento en el que se ha dicho que se derogaba, el plano de la tele se ha abierto a casi medio hemiciclo. Todo el país ha visto a Aitor Esteban llevarse las manos a la cabeza, en plan ‘Dios mío, qué hemos hecho?’. Imagen para la historia”. Porque hasta ahora, no han explicado la razón que les movió a no expresar su disconformidad negando el apoyo mediante la abstención, sino recurriendo a un “no” que ponía en riesgo los derechos recuperados por las y los trabajadores.

 PODEMOS Ahal Dugu

Roberto Uriarte

04 Febrero 2022

Articulos relacionados

Recibe nuestros newsletters

Invalid Input
Invalid Input

SEDES

Sede de Bilbao
Calle Nervión 3, 5º C-D

Sede Donostia
Avenida de Navarra, 34

Sede de Vitoria Gasteiz
Marques de la Alameda Plaza, 1